Lunes, 3 Mayo, 2021 Gran resurgimiento de las Cruces de Mayo en Carrizosa, con un centenar expuestas estos tres días
Una de las Cruces de esta localidad campomontieleña y del Alto Guadiana Mancha
La pandemia ha hecho que esta tradición, que había venido a menos, renazca con fuerza en casas, ventanas y balcones de esta localidad. El propio Ayuntamiento ha mantenido la Fiesta local hoy 3 de mayo en honor a las Cruces

Gran resurgimiento de las Cruces de Mayo en Carrizosa (Ciudad Real), una tradición que había venido a menos, y que la pandemia ha hecho renacer con gran fuerza, de manera que el año pasado hubo más de un centenar, y éste se mantienen esas cifras, para entusiasmo vecinal y municipal.

Este fin de semana, y durante hoy 3 y mañana 4 de mayo, más de un centenar de sencillas Cruces de Mayo pueden verse en las fachadas, ventanas y balcones de Carrizosa dando gran colorido a la localidad campomontieleña y del Alto Guadiana Mancha.

“Estamos muy satisfechos y sorprendidos, porque es una tradición que no vivía sus mejores momentos pese a nuestros esfuerzos para que no fuera así, y con la pandemia han resurgido decenas de cruces cada año, superando el centenar, cruces sencillas en casas, ventanas y balcones que han vuelto a revitalizar y recuperar nuestro espíritu festivo de mayo, atrayendo a gente a verlas y fotografiarlas”, dice el alcalde Pedro Antonio, quien añade como “hoy es fiesta local en honor a las Cruces de Mayo, que refleja las ganas de mantener la tradición de la Cruz en el pueblo”.

Por su parte la concejala de Cultura, Angela del Campo, especifica que “la fiesta de la Cruz de Mayo se celebraba entre los días 30 de abril, 2, 3 y 4 de mayo, pero tuvo que suspenderse debido a la pandemia, ahora con este resurgir, al igual que el año pasado, volveremos a publicar las Cruces vestidas este año en el programa oficial de las Fiestas de la Virgen del Salido, el próximo verano”.

Antes, durante la noche una rondalla de jóvenes marchaba por el pueblo cantando los mayos a las Damas. El día 2 se le cantaba a las Cruces (altares colocados en las casas) y se celebraban convites. Su origen es pagano, como fiesta de exaltación de la primavera y presenta variantes en toda la geografía española. En nuestra comarca del Campo de Montiel y Alto Guadiana Mancha se celebran en muchas localidades, pero donde permanecen con todo su sabor tradicional es en Carrizosa.

Al cristianizarse, estas fiestas pasaron a ser una exaltación de la Cruz como símbolo de la Pasión de Jesús. Básicamente consisten, en su aspecto más tradicional, en la ornamentación de una cruz a base de elementos florales y vegetales (reminiscencias de su significado ancestral), junto con símbolos de la pasión (los clavos, la corona de espinas, etc).

Esta celebración de mayo comenzaba realmente en la noche del 30 de abril y continuaba durante la madrugada del 1 de mayo, durante la cual, cuadrillas de mozos (y, actualmente, también mozas) dedicaban sus cantos a las mujeres queridas (esposas, novias, familiares) en lo que se llama «noche de las damas».