Jueves, 30 Abril, 2020 El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real lamenta el fallecimiento de un farmacéutico de Valdepeñas por el COVID-19
Sede del colegio provincial de Farmacéuticos de Ciudad Real.
Es el segundo profesional sanitario de la farmacia provincial que desaparece en el ejercicio de su labor asistencial, 18 ya en España, y el COF apela a los profesionales de las farmacias a que extremen sus medidas de seguridad frente al coronavirus. Vuelve a insistir al Gobierno de Castilla-La Mancha que escuchen sus peticiones de más medidas de protección como colectivo sanitario en primera línea contra el coronavirus.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real lamenta el fallecimiento de un farmacéutico en activo de Valdepeñas por COVID-19, siendo el segundo colegiado de la provincia que desaparece por esta causa, ya que hace un mes fallecía otra farmacéutica de Alcázar de San Juan. Ya son 18 los profesionales de la farmacia española que han muerto por el coronavirus.

El COF de Ciudad Real quiere expresar su más sentido pésame, y un fuerte abrazo de solidaridad y afecto a la familia y amigos de este farmacéutico comunitario fallecido hoy, que trabajó por sus pacientes y por su gran vocación hasta el final de sus días.  

“El cielo se está llenado de gente buena en la lucha contra esta pandemia, primero la  profesional sanitaria que moría en Alcázar y ahora nuestro compañero de Valdepeñas” dice Francisco Izquierdo, presidente del Colegio.

El COF de Ciudad Real manda también un mensaje de tranquilidad a los farmacéuticos de la provincia, a los que pide que extremen sus medidas de seguridad en estas especiales circunstancias, siguiendo las instrucciones dadas por el Consejo General al inicio de la emergencia sanitaria.

Precisamente ayer mismo, en videoconferencia con el presidente de Castilla-La Mancha, Francisco Izquierdo y el resto de presidentes de los COFs de la región trasmitían al Gobierno regional su preocupación por la situación y seguridad de los farmacéuticos de nuestra región, y volvían a pedirle más seguridad para los profesionales de la farmacia, no sólo con EPIs sino con la  desinfección de las farmacias y realización de tests al personal, para minimizar la carga viral en estos centros sanitarios.

Desde el pasado 13 de marzo los farmacéuticos llevan insistiendo en su solicitud a las Autoridades sanitarias para que dote de más medidas de protección también a este colectivo sanitario que se encuentra en primera línea de atención a los pacientes en estos momentos. Esta solicitud de medidas excepcionales buscan asegurar la continuidad de la prestación farmacéutica a toda la población, a través de las 1.265 farmacias castellanomanchegas, 310 de la provincia de Ciudad Real, recurso sanitario básico en la lucha contra el coronavirus, especialmente para personas aisladas y grupos de riesgo.