Sábado, 6 Marzo, 2021 “Cuando empecé éramos solo cinco mujeres conduciendo ambulancias (TES) en el área de Ciudad Real, ahora es lo normal”
Gemma Oliva en su puesto de trabajo
Digamar Servicios cuenta en su plantilla con decenas de mujeres que como Gemma Oliva, natural del Malagón (Ciudad Real), están plenamente integradas en puestos que tradicionalmente han ocupado los hombres. Esta joven de 31 años habla de sus inicios, experiencias y de su vocación como técnica de emergencias sanitarias, coincidiendo con el 8 de Marzo, en el que Digamar Servicios quiere visibilizar el papel de la mujer en el sector de la salud
Descargar Imágenes:

Cuando Gemma Oliva Sánchez empezó a conducir ambulancias con 19 años en la provincia de Ciudad Real eran no más de cinco mujeres en ese puesto. Doce años después, Digamar Servicios, empresa concesionaria del servicio de ambulancias en Castilla-La Mancha, cuenta entre sus trabajadores con decenas de técnicas de emergencias sanitarias (TES) plenamente integradas en la plantilla y en un puesto que tradicionalmente han ocupado los hombres, pero donde ellas demuestran cada día que las mujeres también nos protegen.

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, Digamar Servicios quiere visibilizar el papel que desempeña la mujer en el sector de la sanidad y de los cuidados y valorar su indudable aportación a los procesos diarios de trabajo a través del perfil de  Gemma, de 31 años y ejemplo de experiencia y de vocación innata por ayudar y servir a la sociedad como agente de salud.

“Cuando yo empecé hace 12 años éramos solo cinco mujeres conduciendo ambulancias en el área de Ciudad Real y los pueblos de alrededor, ahora somos muchas”, explica Gemma Oliva, natural de Malagón (Ciudad Real), que destaca que nunca ha notado diferencias de trato por el hecho de ser mujer. “Ni por parte de mis compañeros ni en la empresa, todo lo contrario. He sido y sigo siendo una más del equipo, donde sí se notaba diferencia era con los pacientes porque siempre había alguno que decía pero me va llevar al hospital una mujer o me va a tocar”.

En este sentido, asegura que con los años se han ido rompiendo muchos estereotipos y se han ido cambiando mentalidades, por eso anima a cualquier mujer a desempeñar este tipo de trabajos. “Muchas mujeres piensan que son puestos para hombres porque es cuestión de fuerza y no es así, es de maña, yo hago exactamente lo mismo que mis compañeros varones. Somos capaces de desempeñar el puesto que queramos”, recalca esta joven que ha hecho de su oficio su vocación, durante diez años en el servicio de programado (ambulancia convencional) y desde hace un año y medio en el servicio de Urgencias de Digamar.

En pandemia

Los técnicos de emergencias sanitarias se enfrentan diariamente con situaciones extraordinarias y eso es precisamente lo que a Gemma le resulta más difícil de su trabajo. “No son los turnos ni conducir, lo más duro son los accidentes, las víctimas, paradas cardiorespiratorias o pacientes graves con los que sabes que tu trabajo es crucial, por eso lo damos todo por salvar vidas, trabajamos con personas”.

Precisamente, ese peso se ha visto incrementado con la pandemia, en un año del que esta joven afirma que ha sido el peor de su vida. “Todo lo que atendíamos era COVID, había mucho trabajo y fue muy duro, porque además evitábamos ver a nuestros familiares para no contagiarlos, porque somos profesión esencial y de riesgo. Ha sido demoledor, pero con todo yo no me veo en otra cosa, es mi trabajo, mi vocación y me da muchas satisfacciones”.