Lunes, 22 Noviembre, 2021 Arranca la WBWE de Ámsterdam con gran afluencia de visitantes y buenas perspectivas de negocio internacional
Una edición planteada con el objetivo de reactivar el mercado, que supone el pistoletazo de salida del negocio del mundo del vino tras el inicio de la pandemia, pues es la primera feria presencial que se celebra este 2021

La 13ª edición de la World Bulk Wine Exhibition (WBWE) ha abierto sus puertas este lunes en el RAI de Ámsterdam, con la participación de más de 260 empresas, bodegas y cooperativas de todo el mundo, 70 de ellas procedentes de Castilla-La Mancha.

En el acto de apertura y corte de cinta inaugural de esta feria han participado el embajador de Argentina en Países Bajos, Mario Oyarzabal; la vicepresidenta del OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino), Regina Vanderline; el responsable del área del Vino del IPEX (Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha), Quintin Villamayor; el representante de Globalcaja, Alberto Marcilla; y los directores de la WBWE, Otilia Romero de Condés y Vicente Sánchez Migallón, de la empresa castellano-manchega Pomona Keepers, organizadora del evento.

El diplomático argentino reconocía que “a veces cuando uno piensa en los vinos a granel, piensa en vinos de menor calidad y, esto no es así, son simplemente vinos en mayor producción y embotellados en destino”, afirmando a su vez que “la pandemia ha afectado a todos los sectores, incluido el del vino que se está recuperando de una manera muy rápida, lo que da lugar a que podamos estar una vez más aquí y con 14 bodegas argentinas participando en esta edición de la feria”.

Así mismo, Regina Vanderline ha explicado que, pese a esta ha sido la campaña más baja de los últimos 20 años debido a las dificultades climáticas en Europa, los precios se están estabilizando porque las ventas están mejores tras la pandemia con un 9% más de volumen. Por eso, reiteraba que un evento como este de vino a granel es muy importante porque la tendencia de futuro debe ser pensar más en vinos a granel, con embalajes nuevos en lugar de botellas para equilibrar el mercado, reducir las emisiones de gases cO2 y luchar contra el cambio climático.

Por su parte, la directora general de la WBWE Otilia Romero de Cóndes, comentaba que la feria ha arrancado con mucha ilusión para los visitantes, compradores y expositores de 57 países, ya que esta supone “una gran oportunidad de hacer negocio, y defender los precios con dignidad y sentido común”. Así mismo, también ha hecho hincapié en la importancia de la reducción de la huella de carbono para el medio ambiente, ya que está demostrado que el vino envasado en grandes volúmenes reduce hasta un 40% la huella de carbono.

Una edición planteada con el objetivo de reactivar el mercado, que supone el pistoletazo de salida del negocio del mundo del vino tras el inicio de la pandemia, pues es la primera feria presencial que se celebra este 2021.

En este sentido, desde la organización de la WBWE han establecido un estricto protocolo de seguridad, donde se exige mostrar el Pasaporte COVID de vacunación o una prueba PCR negativa para acceder al recinto de la feria, y portar la pulsera identificativa y mascarilla. Además, los visitantes tendrán a su disposición diferentes puntos de hidrogel y reciclaje de copas, y recibirán su kit individual de cata. 

El COVID está también en el punto de mira en el mundo del vino y se ha hecho notar en el ciclo de conferencias de esta jornada como en la de Rafael del Rey, director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) y de la Fundación para la Cultura del vino, que ha hablado sobre el impacto del COVID-19 sobre el mercado del vino a nivel mundial, afirmando que la pandemia ha tenido un coste de más de 2 billones de euros para el mercado de los graneles. Sin embargo, señalaba que, pese a no alcanzar las cifras prepandémicas, en este semestre del año se está registrando un notable incremento de las ventas.

Entrega de premios IBWC

Durante la jornada de este lunes, también se han hecho entrega de los premios del IBWC (Concurso Internacional de Vinos a Granel), que este año cumple su 11 edición y cuyos ganadores se dieron a conocer anoche. El jurado ha otorgado 21 oros y 17 platas, siendo los ganadores de las medallas de oro especiales el primitivo Compagnia Medit de Plugia (Italia), y el merlot Juviar 2021 de Mendoza (Argentina), ambos de 2021.

Los vinos de Castilla-La Mancha han sobresalido en esta edición del IBWC, pues se alzaban con las 9 medallas de oro que España ha obtenido en este concurso. Las bodegas premiadas han sido Bodegas Yuntero, de Manzanares (Ciudad Real) con dos medallas para el sauvignon blanc y para el chardonnay 2021; dos para Casas de la Ribera Sociedad Cooperativa”, de Casas de Fernando Alonso (Cuenca), con el cabernet sauvignon y para el tempranillo 2021; y dos para Hispánica Wines, en Fuente de Pedro Naharro (Cuenca) con merlot 2021 y tempranillo 2019; una para Altovela, de Corral de Almaguer (Toledo) con tempranillo 2021, una para La Estación de Santa Cruz de la Zarza (Toledo) con tempranillo 20121 y otra para El Tanino, de Hoya-Gonzalo (Albacete) con garnacha tintorera 2021.

Bernardo Muñoz, director comercial de Casas de la Ribera SC, que ha recibido dos oros y una plata, reconoce que es una satisfacción para su cooperativa, ubicada en el municipio conquense de Casas de Fernando Alonso, en la que está involucrado todo este pequeño pueblo, ser reconocidos a nivel mundial.

Algo en lo que coincidía con el enólogo de Bodegas Yuntero, Antonio Pérez, quien señalaba que en su bodega trabajan y tratan los vinos a granel con el mismo cariño que los embotellados. Así mismo, Laura Delgado, comercial de Yuntero, afirmaba que el arranque de la feria ha sido positivo, pues la afluencia de clientes y visitantes está superando sus expectativas dada la situación actual.