Viernes, 7 Junio, 2019 Quixote Maratón ADAD y la Concejalía de Medio Ambiente suman fuerzas este domingo para concienciar a la población sobre el cuidado del entorno natural
Cartel con las actividades de Día Mundial del Medio Ambiente.
A partir de las 10 horas, el parque natural de La Atalaya acogerá una jornada de concienciación medioambiental con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que arrancará en la zona de aparcamiento de este espacio natural

Quixote Maratón ADAD y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ciudad Real sumarán fuerzas, de nuevo, este año, para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente este próximo domingo, con la Jornada de Deporte, Naturaleza y Medioambiente, una propuesta de concienciación medioambiental en el parque natural de La Atalaya, este próximo domingo, a partir de las 10 horas.

Como señala el director de la Quixote Maratón ADAD, Mateo Gómez Aparicio, “desde el mundo del deporte de Ciudad Real queremos realizar nuestra pequeña contribución a este enorme reto que nos afecta a todos,  y deseamos invitar a todas las personas de nuestra ciudad a la actividad que organizaremos en el aparcamiento del parque natural de La Atalaya, con la finalidad de concienciar e informar a la opinión pública en el sentido de la responsabilidad en cuanto la conservación y mejora del medio, porque el aire limpio y un ambiente saludables son esenciales no sólo para el desarrollo del deporte, sino también para garantizar una mejor calidad de vida en nuestro entorno más próximo”.

Día Mundial del Medio Ambiente.

Gómez Aparicio recordó que “cada cinco de junio, desde 1974, desde la asociación Quijote Maratón ADAD rendimos homenaje al medio ambiente con la pretensión de generar un compromiso de la sociedad a nivel global para lograr la protección de nuestro planeta, siguiendo la línea marcada por un lema de la ONU que está relacionado con la lucha contra la contaminación atmosférica”.

El presidente de la Quixote Maratón ADAD concluye diciendo que “somos consecuencia de la evolución de la naturaleza  y, a la vez, incidimos en el mundo que nos rodea. La forma de hacerlo, la capacidad que tenemos para transformarla debe basarse en la responsabilidad compartida de todos, con la finalidad de legar a nuestros hijos un medio que les permita seguir desarrollándose sobre un planeta vivo y propenso para la vida”.