Viernes, 25 Enero, 2019 Los visitantes de FITUR conocen la inspiración y el sentimiento que mueve a los vecinos de Piedrabuena para crear sus Cruces y Mayos únicos
Numerosos vecinos han arropado al alcalde y miembros de la Corporación en la presentación de sus Cruces y Mayos.
El alcalde, José Luis Cabezas, junto a parte de la Corporación y vecinos de la localidad, ha presentado hoy su Fiesta más popular y valorada a los visitantes de la Feria internacional del Turismo, declarada de Interés Turístico Regional en el año 2017

Los visitantes de la Feria Internacional del Turismo –FITUR- han conocido hoy en el stand de Castilla-La Mancha en la feria los motivos de la inspiración y el sentimiento que impulsa a los vecinos de Piedrabuena (Ciudad Real) para crear sus Cruces y Mayos, su fiesta más popular y valorada, que empieza el próximo 2 de mayo.

Para hacer llegar a los visitantes las sensaciones que las Cruces y Mayos impulsan en los cinco sentidos de quienes las elaboran y de aquellos que las disfrutan cada año, el alcalde de la localidad, José Luis Cabezas, acompañado por miembros de su corporación y vecinos, ha presentado una filmación emocionante y viva de sus fiestas, declaradas en 2017 de Interés Turístico Regional.

Cabezas ha destacado, durante la presentación que, desde su declaración como Fiesta de interés Turístico Regional, se ha multiplicado el número de visitantes a la localidad durante el mes de mayo, con casi 10.000 personas que llegaron desde todos los rincones de la región y otros puntos del país, como Andalucía, Madrid o Extremadura, para disfrutar de esta celebración el pasado año, lo que supone duplicar el número de visitantes respecto a 2017.

De hecho, “estas visitas han supuesto una auténtica inyección económica para nuestros establecimientos comerciales y de restauración durante días, además de llenar de vida y alegría nuestro municipio”.

Como resalta el primer edil, “FITUR es un escaparate ideal para dar a conocer una celebración que sentimos muy nuestra, pero que, estamos convencidos, tiene los requisitos necesarios para convertirse en internacional”.

Durante la presentación, se ha proyectado un vídeo que recoge la historia de una tradición que se remonta al 1212, año en que Alfonso VIII encabezó la reconquista de España y desde el que se reconoce en este municipio la devoción a la Santa Cruz.

De este modo, las fiestas de la Santa Cruz datan de unos años después, momento en el que comienzan a convertirse en una de las tradiciones que más raigambre y popularidad han alcanzado en este municipio, con un origen pagano en el que se veneraba la naturaleza que fue evolucionando hacia una celebración religiosa.

Piedrabuena invita a recorrer sus cruces únicas desde el 2 de mayo

Como explica Cabezas, que ha estado acompañado en FITUR por el teniente de alcalde, Rafael Sánchez, el concejal de Turismo, Ángel Borrás, y la responsable de Cultura, María Isabel Herrera Cabeza, “desde el mes de abril, los vecinos comienzan ya los preparativos de unos altares en los que instalan dos variedades de cruces: las de tela y brezo. Las de tela son colocadas en las habitaciones de las casas, unas estancias cuyas puertas se abren al visitante y que se decoran al completo con ricas telas para dotarlas de un carácter único y luminoso”.

La otra variedad de cruces es la que se elabora con brezo, con el que se reviste el altar central en el que se instala la cruz, con plantas de brezo florecido en color púrpura o blanco, y donde el agua, el musgo, las plantas y los animales son protagonistas en la decoración del espacio elegido, que se convierte en un lugar sorprendente y lleno de detalles que el visitante debe descubrir.

Junto a las Cruces, cobran especial importancia la música y, de manera más concreta, el canto de Los Mayos, en el que destacan los cuatro grupos de ‘mayeros’ de la localidad: el del Santo Cristo de la Antigua, de Nuestra Señora de la Asunción
la Cruz de Mayo y los Jóvenes mayeros de Piedrabuena. Esta tradición musical tiene que ver con la voluntad de los mozos, que, por el mes de abril, se quedaban a dormir en las quinterías para realizar las tareas del campo, de bajar al pueblo a cantar el mayo a las mozas con letras de carácter picaresco y amoroso.

Pero no solamente las mujeres eran la única inspiración para los mozos, como recuerda el alcalde, sino que también lo eran la Virgen, el Cristo y la Cruz, a los que dedicaban sus cantos, una inspiración que continúa hoy en día.