Jueves, 22 Noviembre, 2018 La Asociación Astronómica de España concluye que Terrinches podría albergar un observatorio porque su cielo es de calidad
Vistas desde Castillejo del Bonete, el yacimiento de la Edad del Bronce de Terrinches.
El Ayuntamiento impulsa un proyecto para la construcción de este nuevo recurso turístico que se ubicaría en las proximidades del yacimiento arqueológico de Castillejo del Bonete. La zona designada será en breve objeto de un estudio más profundo para ser designada Reserva Starlight, certificado que acredita a aquellos espacios que poseen una excelente calidad de cielo y que representan un ejemplo de protección y conservación

El cielo de Terrinches (Ciudad Real) tiene la calidad adecuada para que esta localidad pueda albergar un observatorio astronómico que estaría ubicado en las inmediaciones del yacimiento arqueológico de Castillejo del Bonete, declarado Bien de Interés Cultural en 2014. Un informe elaborado por la Asociación Astronómica Española concluye que este nuevo recurso permitiría el aprovechamiento del cielo nocturno para fomentar el turismo estelar y sería un gran atractivo para toda la zona ya que podría crear sinergias de desarrollo y creación de empleo, un elemento más para evitar la despoblación que sufre la comarca.

Un equipo de la Asociación Astronómica Española, liderado por su presidente, Miguel Gilarte, visitó recientemente la localidad para evaluar cuatro zonas propuestas por el Ayuntamiento que podrían ser óptimas para enclavar este observatorio. En el informe, los expertos consideran que la única que cumple con todos los requisitos es Castillejo del Bonete, donde además existen planes para construir un centro de recepción de visitantes.

Los resultados obtenidos en el estudio definen a Castillejo de Bonete como una zona con contaminación lumínica prácticamente nula y donde los telescopios utilizados en el proceso constatan que las observaciones realizadas han llegado al límite de sus posibilidades mediante el conteo de estrellas en cúmulos estelares alcanzando sus magnitudes límites en objetos del cielo profundo; los resultados realizados determinan que la observación realizada de nebulosas y otros objetos difusos desde el enclave elegido obtiene una puntuación entre 9-10 y por lo tanto la transparencia del cielo es idónea para realizar cualquier tipo de observación.

El informe indica también que la Vía Láctea se puede ver en todo su esplendor, con nubes bien definidas, marcadas y brillantes, notándose las zonas oscuras que parecen romper con la estructura de la propia Vía Láctea especialmente entre las constelaciones de Sagitario-Escorpión, Sagitario-Ofiuco, Sagitario-Escudo, Escudo-Cola de Serpiente, Águila-Cola de Serpiente, Flecha-La Zorra y Casopea-Cefeo.

El alcalde de Terrinches, Nicasio Peláez, explica que el próximo paso para seguir avanzando en el proyecto es que la zona elegida sea analizada con más detenimiento para obtener un certificado de Reserva Starlight, tal y como ha recomendado también el astrofísico de la Universidad de La Laguna y gran estudioso de la arqueología aplicada a la astronomía, César Esteban, que lleva años investigando este yacimiento de la Edad de Bronce, que sitúa como un enclave estratégico para la sociedad de hace 4.200 millones de años cuya principal misión parece que era el culto religioso al sol.

El certificado Starlight, que otorga la Fundación Starlight, impulsada por el Instituto de Astrofísica de Canarias y la consultora Corporación 5, cuenta con el respaldo de organizaciones internacionales como la Unesco o la Organización Mundial del Turismo, acredita aquellos espacios que poseen una  excelente calidad de cielo y que representan un ejemplo de protección y conservación. Es un documento que permite aunar ciencia y turismo aprovechando la astronomía y la visión del firmamento como herramienta para una nueva forma de turismo sostenible.

El sistema Starlight pretende generar economía en territorios eminentemente rurales, contribuyendo a la lucha contra la despoblación y desarrollando el turismo de las estrellas o astroturismo. Lucha por proteger el cielo y es consciente de que, al hacerlo, cuida de un patrimonio científico y cultural que es de todos, a la vez que salvaguarda el hábitat de un gran número de especies que necesitan de la obscuridad de la noche para su pervivencia.

En España actualmente solo hay nueve sitios que cuenten con el certificado Reserva Starlight, la zona de Sierra Morena muy próxima al municipio de Terrinches es uno de ellos. En Castilla-La Mancha, la Serranía de Cuenca ha obtenido este mismo año el certificado de Destino Starlight.