Jueves, 24 Octubre, 2019 El yacimiento de Albalá se presenta en Poblete
Los codirectores de las excavaciones han explicado hoy cómo comenzaron este proyecto de investigación y han pedido que se ponga en valor ya que aquí estaría la evidencia humana más antigua de la provincia de Ciudad Real. El alcalde, Luis Alberto Lara, anuncia que el Ayuntamiento subvencionará el próximo año las excavaciones de este enclave donde hace cientos de miles de años habría elefantes y grandes mamíferos pastando e hipopótamos chapoteando en las aguas del Guadiana

La Biblioteca de Poblete (Ciudad Real) ha acogido hoy una conferencia sobre las investigaciones en el yacimiento de Albalá. Impartida por sus directores, el arqueólogo Ignacio de la Torre y el geólogo Alfonso Benito, Albalá se ha convertido en una mina de información ya que los hallazgos indican que podría ser el yacimiento más antiguo de la provincia de Ciudad Real y posiblemente de la Península Ibérica ya que los primeros hallazgos lo posicionan en el Paleolítico inferior, entre 500.000 y 200.000 años atrás.

Casi un centenar de escolares de 5º y 6º de Primaria del colegio La Alameda y decenas de vecinos, así como el alcalde, Luis Alberto Lara, han querido conocer de primera mano los últimos avances en las excavaciones de este yacimiento situado al lado del río Guadiana donde los elefantes y otros grandes mamíferos como rinocerontes, hipopótamos o bisontes vivieron hace cientos de miles de años.

Luis Alberto Lara ha sido el encargado de presentar la charla y ha aprovechado su intervención para comprometer el apoyo del Ayuntamiento a este proyecto, que ha calificado como “muy importante”. Por eso, ha anunciado que en los presupuestos municipales de 2020 habrá una partida económica para subvencionar los trabajos de investigación.

Por su parte, Ignacio de la Torre, catedrático de Arqueología en University College of London e investigador en el Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid, y Alfonso Benito, doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid e investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, han querido con esta conferencia poner en valor los trabajos que se están realizando en Albalá, en los que en este último verano han participado unas 25 personas de distintos continentes.

“Gente de muchos lugares del mundo, de China, África, EEUU o Australia ha venido a Poblete este verano. Esto quiere decir que el yacimiento es suficientemente importante. Vivís en un pueblo que tiene un patrimonio cultural muy importante y que tiene una historia que se retrotrae a la evidencia humana más antigua de la provincia de Ciudad Real. Se ha de poner en valor y darle la relevancia que tiene”, ha dicho Ignacio de la Torre.

El arqueólogo ha comenzado la charla explicando que el proyecto para estudiar Albalá surgió tras comprobar que algunas de las hachas de mano halladas en superficie en las terrazas del Guadiana, y expuestas en el Museo Provincial de Ciudad Real, tenían evidencias de enterramiento. “Vimos que valía la pena hacer un estudio arqueológico y estudiar de dónde salían esas hachas”, ha subrayado.

Unas hachas que fabricaba, según ha explicado, el Homo Erectus que habitó Poblete y también Castilla-La Mancha hace cientos de miles de años durante lo que se conoce como periodo Achelense.

El investigador ha relatado que este hombre, anterior al Neandertal y al Homo sapiens, era bajito y no tenía tecnología muy sofisticada, pero fabricaba unas hachas de piedra que en las terrazas del Guadiana “están por todos sitios”. Este humano primitivo vivió en una época en la que, según las evidencias, habría hipopótamos chapoteando en las aguas del Guadiana y rinocerontes, bisontes, elefantes y ciervos pastando en sus alrededores.

Albalá era, según ha destacado el geólogo Alfonso de Benito, una zona peculiar en la Meseta Sur llena de vida fundamentalmente por sus características geológicas, los volcanes que la rodean y los humedales formados por la poca pendiente del río Guadiana.

De Benito les ha contado a los pobleteños cómo se han realizado los estudios geológicos de las terrazas fluviales para establecer la cronología del yacimiento y cómo se están desarrollando las excavaciones desde el año 2017, cuando se recuperaron los primeros materiales arqueológicos.

Finalmente, ambos han querido agradecer al Ayuntamiento y también a los vecinos de Poblete su hospitalidad y su apoyo con la logística del equipo investigador durante la última campaña de excavación que ha tenido lugar este verano.