Jueves, 26 Julio, 2018 El sacerdote Pepe Navarro Chaparro presentó su nuevo libro “Mi Fe en Jesús y el Jesús de mi Fe”, en Carrizosa
El sacerdote en el centro entre su sobrino y el alcalde carrizoseño
El sacerdote de 91 años subraya en el libro que la gente “está muy pendiente de Dios y muy poco pendiente de Jesús”. Muy ligado a Alhambra y Carrizosa, ejerció en Fuente el Fresno, Puerto Lápice, y Daimiel

El sacerdote nacido en Alhambra, y que vivió en Carrizosa (Ciudad Real), Pepe Navarro Chaparro, presentó recientemente su último libro “Mi Fe en Jesús y el Jesús de mi Fe”. Con esta obra, el autor, a sus 91 años, ha dejado claro que la gente “está muy pendiente de Dios y muy poco pendiente de Jesús”. Cerca de 90 personas acudieron a esta presentación entre vecinos de la localidad, de Fuente El Fresno, Puerto Lápice y Daimiel.

 

El sacerdote hace hincapié, en referencia a este tema, sobre todo en la atención que recibe la figura de Dios como tal y la mínima o poca atención que se le otorga a la figura humana de Jesús.

 

En la presentación del libro estuvieron presentes el autor de la obra, Pepe Navarro Chaparro, el sobrino de este,  José Antonio Navarro Chaparro y el alcalde de Carrizosa, Pedro Antonio Palomo.

 

El alcalde carrizoseño hizo referencia a los años que este sacerdote pasó en este pueblo, en su niñez y adolescencia, y su visión humanista del sacerdocio. Y destacó del mismo “sus virtudes como la humildad y sencillez, de este sacerdote, cuya familia era vecina de mi propia familia”.

 

Pepe Navarro Chaparro, autor de otros libros como “Tiempo para pensar” y “La sociedad está alienada ¿Quién la desalienará?”, nació en Alhambra en 1927, realizó los estudios de Humanidades y Filosofía en el Seminario Diocesano de Ciudad Real y es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca.

 

Este cura tan especial dejó claro en su intervención que su “fe no es la dogmática sino la cristiana, que sigue a Jesús con sus gestos, pues vino para cambiar la historia con valores opuestos a los existentes previamente (no en vano dijo que su Reino no era de este mundo); mi fe es ponerse junto a Jesús, frente a las injusticias del mundo, para realizar su proyecto utópico del Reino de Dios, un mundo sin injusticias, de hermanos”.

 

Su sobrino, José Antonio Navarro Chaparro, le presentó, indicando cómo entre 1954 y 1956, Pepe Navarro fue formador y profesor en el seminario de Ciudad Real. Más tarde, fue ordenado sacerdote en 1950 y ha ejercido su ministerio en las parroquias de Fuente el Fresno, Puerto Lápice, y Daimiel. Además, desde 1963 hasta los años 70, trabajó como cura obrero y consiliario de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica). Actualmente, dedica todo su tiempo a escribir.

 

Se refirió también Navarro principalmente “al rechazo, por parte de la figura de Jesús, del poder económico esclavizador, así como al poder militar homicida, el poder social de clases y castas y al poder político que avasalla a los ciudadanos, además de al propio poder religioso que tiraniza las conciencias”. Como explica el libro, “el poder de Jesús impuesto era inexistente, era la autoridad que llega a través del ejemplo”.

 

Por último, y en cuanto a la figura de Jesús respecto a las mujeres, el sobrino del autor puso en valor que “mientras que en aquel tiempo la mujer judía era considerada de segunda, Jesús trató siempre a las mujeres de igual a igual”.