Sábado, 25 Agosto, 2018 El Progreso de Villarrubia de los Ojos comenzará el próximo lunes la campaña 2018 con una calidad prevista “extraordinaria”
Presidente de la Cooperativa El Progreso, Jesús Julián Casanova.
El presidente de la Cooperativa, Jesús Julián Casanova, prevé una recolección superior a los 80 millones de kilos que se iniciará el lunes 27, a las 3 de la madrugada, con la variedad Chardonnay y la Tempranillo de secano. La maduración de la uva va más retrasada este año, por lo que se van a ir realizando muestreos de campo día a día para comenzar la vendimia de las otras variedades en su momento óptimo de maduración

La Cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), una de las principales bodegas productoras y exportadoras de Europa, tiene previsto iniciar la vendimia en la madrugada del próximo lunes, 27 de agosto, con la variedad Chardonnay más temprana como primer objetivo de los viticultores, así como la Tempranillo de secano.

Como señala el presidente de la cooperativa, Jesús Julián Casanova, la maduración de la uva va más retrasada este año, por lo que se van a realizar muestreos de campo a diario para ver qué variedades se encuentran en estado óptimo para su recogida. De ese modo, y según las estimaciones iniciales, entre ellas las primeras que se vendimien estarán las variedades Merlot y Syrah, así como el tempranillo de regadío, cuya recogida podría comenzar el 2 o 3 de septiembre.

A continuación, está prevista la vendimia de Verdejo y Macabeo y, para mediados de septiembre, el presidente de la Cooperativa cree que será la fecha óptima para recoger la Cabernet Sauvignon y Airén.

“Una campaña de una calidad extraordinaria”

Casanova avanza que las primeras estimaciones de la campaña le permiten decir que esta cosecha estará por encima de los 80 millones de kilos de uva, un 15% más que el pasado año, “con una calidad extraordinaria”.

“Las abundantes lluvias de esta primavera han permitido que la planta tenga madera y una densa masa foliar, lo que ha hecho posible un mayor aporte de clorofila y otros nutrientes a la uva, lo que se traduce en una calidad notablemente superior”, afirma Casanova.