Miércoles, 28 Agosto, 2019 Clara apuesta de la cooperativa El Progreso por la sostenibilidad y el medio ambiente
Nave central de la Cooperativa El Progreso en Villarrubia de los Ojos
Instalará placas fotovoltaicas para garantizar el autoconsumo eléctrico, adquiere una prensa de papel, así como nuevas maquinarias de menor consumo energético

La Cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) apuesta por la sostenibilidad medioambiental desde hace años, algo que reforzará próximamente con la instalación de placas fotovoltaicas que garanticen el autoconsumo eléctrico, entre otras medidas.

Esta cooperativa acometerá la instalación de placas fotovoltaicas, para garantizar un consumo inferior a los 100 kws, para lo que se solicitó subvención a la dirección general  de Industria, Energía y Minería de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo hace meses.

Con la producción de esta energía solar fotovoltaica, cuyas placas se instalarán en la nave central de El Progreso, se busca conseguir el autoconsumo eléctrico de la cooperativa y el ahorro en la factura energética, que es uno de los costes más elevados que tenemos tanto en bodega como en almazara, comenta Jesús Julián Casanova, presidente de la cooperativa, que aglutina a más de 2.300 socios.

E igualmente “se pone de manifiesto nuestro compromiso con el medio ambiente, al sustituir la energía convencional por energías limpias y renovables, buscando que nuestras inversiones sean rentables no sólo desde la perspectiva económica sino medioambiental”, añade Casanova.

El Progreso adquirió también hace pocos meses una prensa de papel, con ayudas VINATI, para reciclar papel-cartón y ocupar el menor espacio, con vistas a su recuperación, otra medida sostenible y medioambiental.

También en las nuevas maquinarias que están adquiriendo se busca un menor consumo energético.

Y recordar que El Progreso también tiene desde hace lustros una depuradora para tratar y depurar todas sus aguas y rechazos, al encontrarse  dentro de la demarcación del Parque Nacional de las Tablas, siendo una de las primeras cooperativas oleovinícolas en incluir este sistema ecológico de tratamiento en Castilla-La Mancha.